UNIÓN ÁRABE DE CUBA

La comunidad cubano-árabe
mantiene sus vínculos filiales e históricos
con la patria de origen de sus antepasados

 

  

Inicio

Beginning Début بداية
Unión Árabe de Cuba

 Monumento al Inmigrante Árabe - La Habana, Cuba

Jesús Risquet Bueno

 

Foto del autor

 

El Monumento al Inmigrante Árabe, es un conjunto escultórico situado en un pequeño parque triangular en la confluencia de las famosas calles habaneras Monte, Águila y Maloja, dedicado por la Unión Árabe de Cuba a rendir homenaje a la inmigración árabe que se asentó en nuestro país y especialmente en la zona donde está enclavado el parque, lugar que era identificado como el “Barrio Árabe” de La Habana.

 

El complejo escultórico

 

Este monumento situado entre los barrios de Jesús María y Los Sitios, perpetúa la indestructible amistad entre los pueblos árabes y Cuba, sintiendo a los inmigrantes árabes que se unieron a los cubanos, y cuya huella permanece viva en nuestra nacionalidad cubana.

 

El parque

 

El monumento es un canto a la hermandad de árabes y cubanos. El espacio donde se desarrolló el parque es el triángulo comprendido entre las calles Águila, Maloja y la Avenida Máximo Gómez (Monte), aprovechando un espacio libre resultante de la demolición de una edificación. Se desarrolla aproximadamente medio metro por encima del nivel de la calle, aumentando el desnivel al bajar por la calle Monte por la pendiente natural que presenta esta concurrida arteria vial.

Su posición le brinda unas visuales privilegiadas desde casi cualquier punto del entorno, fundamentalmente para quién se mueve por la referida calle Monte desde la Fuente de la India y el Parque de la Fraternidad avanzando hacia el Mercado de Cuatro Caminos, un recorrido que significó por muchos años la entrada al barrio árabe en La Habana y sobre todo a un conglomerado de negocios donde se conseguían productos de la más alta calidad a precios muy razonables, distribuidos fundamentalmente a lo largo del eje vial de la calle Monte. Este espacio triangular está delimitado por una reja baja perimetral, muy sencilla, con sus respectivas puertas en cada pasillo. En el parque han quedado integrados algunos árboles que allí crecían y se ha sembrado vegetación ornamental, tal es el caso de algunas palmas y otras plantas decorativas de menor tamaño. Por la calle Maloja la acera se amplía considerablemente para dar cabida a un elemento de transición entre la calle y el monumento, que ayuda a crear cercanía entre el transeúnte y los valores representados en el conjunto, conformando un espacio de transición entre la calle y el parque cerrado al público

 

El conjunto escultórico visto desde la esquina de Monte y Águila.

 

La composición del monumento es simple y austera, simbolizando valores que caracterizaron la vida de los inmigrantes árabes en Cuba. Está concebido con una plataforma ligeramente levantada sobre el nivel del terreno, resuelta a partir de dos círculos concéntricos y situada al fondo del espacio disponible en el parque. Desde la misma parten caminos de un metro de ancho aproximadamente, dispuestos desde ese centro y hasta las aceras. El espacio entre ambos círculos, rodeando el área central, al igual que en los caminos o pasillos, se cubrió con losas de barro rectangulares (rasillas)

Sobre esta plataforma central está colocado la escultura, una composición de dos cuerpos humanos estilizados: una pareja en la que se identifican elementos típicos de las vestiduras árabes, en posición de avanzar juntos tomados de la mano, desafiando los avatares de la vida, apreciándose resolución y dinamismo siempre con la mesura y la sabiduría que caracterizaron a este conglomerado de pueblos. A ambos lados del camino o pasillo de acceso que sale desde el vórtice de Águila y Monte se aprecian unas tarjas apoyadas sobre basamentos muy simples y en las que se leen textos alegóricos a la presencia árabe en Cuba y a la concepción del monumento.

 

El “Barrio Árabe”

 

En una específica zona de los barrios de Jesús María y Los Sitios, en el centro de La Habana, fue surgiendo espontáneamente una comunidad cuyas huellas son todavía visibles. Todos ellos poseían diferentes credos religiosos; los había maronitas, cristianos ortodoxos, católicos y musulmanes, chiítas y sunitas. La comunidad árabe se sumó a todas las actividades de la vida nacional, eran muy buenos comerciantes y se destacaban por su cocina también. Ocurrió en ellos a la vez un proceso de transculturación. En fecha tan temprana como el 19 de marzo de 1883, las Actas Capitulares del Ayuntamiento habanero dan fe de la venta ambulatoria de mercancías por inmigrantes de origen árabe. En los libros bautismales de la Parroquia de San Nicolás (hoy San Judas Tadeo y San Nicolás) se constata la residencia en su zona pastoral de las familias Pichara, Botev, Selemon, Gabriel, Jaula, Yaponch, provenientes en su mayoría del Líbano y algunas pocas de Palestina.

 

Ubicación

Archeo de Belén

Parroquia de San Nicolás (hoy San Judas Tadeo y San Nicolás)

Parroquia de San Nicolás (hoy San Judas Tadeo y San Nicolás)


Imprimir Enviar a un amigo Regresar Su opinión Cerrar Subir